Afilando el hacha

Afilando el hacha

Aquí puedes escuchar el cuento Ha sido un curso intenso, en lo personal y en lo emocional. He aprendido muchísimo, he trabajado cobrando y sin cobrar en cosas que realmente me apasionan, he lanzado muchas iniciativas en diversos países, he participado en proyectos internacionales que involucran mujeres, he empezado a ver el difícil mundo de las ONG… Me he dispersado bastante, para qué negarlo. Mis compañeros autónomos coinciden conmigo en que está siendo un año en el que se trabaja mucho y se obtienen menos resultados que otros ejercicios. La labor de cobro y de venta han ocupado una enorme porción de mi energía, los índices de eficacia de las iniciativas que organizo han bajado y es momento de reflexionar sobre los motivos. La solución a cualquier problema depende en un enorme porcentaje de su correcto diagnóstico y desde dentro es difícil ver la imagen completa, así que no tenemos todos los datos a la hora de determinar el origen de todo ello y las mejores iniciativas a poner en marcha. Last, but not least, que dirían los ingleses, desde que me diera de alta como autónoma, hace ya unos cuantos años, no me  he permitido grandes paréntesis o tiempos de descanso. Abraham Lincoln dijo: «Si me dan ocho horas para cortar un árbol, pasaré las seis primeras afilando el hacha», así que voy a hacerle caso. Así que, he prometido a mi familia descansar y desconectar para enfocarme a partir del 1 de octubre. Unas largas vacaciones en las que afilar mi hacha! Confío en volver a encontrarte ahí a mi regreso. Gracias por estar ahí! perfil bautizo 2013Marta Martínez Arellano Individual and Business Development Mentor-Coach      ]]>

No hay comentarios

Escribe un comentario

3 × uno =

Suscríbete y no te pierdas nada del contenido que comparto

Recibirás actualizaciones de las publicaciones que escribo en torno a la comunicación y la comercialización más eficaz y alineada.
Recibirás un correo electrónico para confirmar tu suscripción, si no lo encuentras comprueba la bandeja de spam.