Encontrarle Sentido

Encontrarle Sentido

Cada vez con más frecuencia me encuentro con personas que sufren enormemente porque no entienden qué les pasa. Teniéndolo «todo» parece que nada les llena, necesitan encontrarle un sentido a su vida y a su trabajo. Yo les entiendo, porque a mí también me sucedió, y por eso puedo acompañarles a salir de esa situación. De pronto, teniéndolo todo, lo que haces deja de atraerte y de tener sentido, empiezas a postergar las cosas, a dejar de hacerlas, se te inunda la vida de una apatía que te llega a paralizar. Hasta que empiezas a preguntarte ¿Para qué? Desde que te haces la pregunta «¿Para qué?» aplicada a cualquier cosa que haces o vayas a hacer, la búsqueda es imparable. Y no se detiene hasta encontrar Sentido en lo que haces y cuando lo encuentras, perseveras en esa dirección porque te llena.

Sentir que lo que haces tiene Sentido para ti es profundamente gratificante, extremadamente motivador. ESE Sentido te impulsa a continuar haciéndolo, porque te acerca más a ti mismo, a ti misma, a ese lugar donde realmente deseas estar, el lugar al que perteneces donde te sientes cómoda para seguir haciendo cosas que te permitan llegar a ser quien realmente eres.

Dicen que nos construimos sobre «tres patas»:

  • Quienes creemos ser. Una clara construcción de nuestra mente social
  • Quienes deseamos ser. Una clara proyección de lo que creemos mejor para nosotros desde una perspectiva racional.
  • Quienes realmente somos. Una orientación a veces difusa para la mente pero clarísima para la intuición, «sentimos» que ESO somos o que ESO es para nosotros. Cuando no lo escuchamos, nace la «comezón».

Encontrarle Sentido a lo que hacemos nos acerca a los dos últimos, calma esa «comezón», nos apunta una dirección concreta para nuestros esfuerzos y llena el camino de luz. Conseguir que las tres estén alineadas te permite llevar una vida plena de satisfacción y crecimiento.

¿Cuáles son los principales ingredientes de este Sentido?:

1. El Propósito. Tiene que plantearte un reto que desees conseguir, te mueve a la acción, una acción con Propósito.
2. Valores. Cada uno de nosotros vivimos de acuerdo con unos pilares fundamentales sin los cuales nuestra vida se deshace y deja de ser reflejo de lo que sentimos que somos. Cuando renunciamos a estos valores empezamos a «marchitarnos». Puedes ver de forma gráfica los que más te definen en este link: Evaluación de Valores personales, La encuesta te propondrá además algunos ejercicios para reflexionar sobre ellos.
3. Sentir que Marcamos una Diferencia. Que aquello que estamos haciendo tiene un impacto diferencial en nuestro entorno.
4. Autoestima. Eso que estamos haciendo nos inserta en el grupo social en el que estamos, nos hace sentir que formamos no sólo parte de él, sino que somos útiles al grupo y a nosotros mismos porque al hacerlo seguimos aprendiendo y desarrollándonos.

Como ves los cuatro ingredientes están íntimamente relacionados y equilibran tanto la búsqueda como la actividad que llenará tu vida de verdadero Sentido para ti.

pie de artículos3

 

Marta Martínez Arellano
Desarrollo Personal y Ejecutivo

No hay comentarios

Escribe un comentario

8 + 9 =

Suscríbete y no te pierdas nada del contenido que comparto

Recibirás actualizaciones de las publicaciones que escribo en torno a la comunicación y la comercialización más eficaz y alineada.
Recibirás un correo electrónico para confirmar tu suscripción, si no lo encuentras comprueba la bandeja de spam.