Intraemprendimiento y desempleo

http://www.redemprendimientoinacap.cl/noticias/2013/08/que-es-el-intraemprendimiento/

Intraemprendimiento y desempleo

Intraemprendimiento y desempleo eran los argumentos centrales de una tertulia radiofónica en Estiria a la que fui invitada a participar. Austria y España son dos países de culturas diferentes. Nosotros tan “como nosotros”. Ellos tan cercanos a los germanos, pero con ese puntito sureño que suaviza todas las culturas, al que hay que añadir, en mi opinión, un toquecito kitsch, conservador y familiar.

Estructuras empresariales y económicas diferentes que comparten, sin embargo, preocupación por el desempleo de larga duración y la falta de iniciativa de los trabajadores por cuenta ajena. En el programa se apuntaron políticas varias, apoyos, ayudas, programas… Cosas y acciones desde lo institucional que no pueden sino prestar un marco a acciones de a pie, de mercado.

Poco entiendo yo de acciones institucionales, y mucho menos en un país que no es el mío, de modo que mi visión se centró en lo que yo vivo cada día en mi trabajo.

Yo creo que ambas cosas están relacionadas. Emprender por cuenta propia o por cuenta ajena -vinculado esto al intraemprendimiento– es fundamental a la hora de abordar empleo, valor y productividad.

Tengo la certeza de que ambas cosas tienen que ver con un cambio de punto de vista y que ese cambio de punto de vista debe darse tanto en los profesionales que buscan o tienen empleo, como en los empresarios y emprendedores que ofertan puestos vacantes.

El punto de vista fundamental que todo lo cambia, pone la responsabilidad personal y la aportación de valor en primer lugar. De modo que cada profesional es responsable, cada cual es una empresa personal en sí mismo. Un YO, S.I. –Yo, Sociedad Ilimitada- que se compromete no sólo con su trabajo, sino con su propio desarrollo profesional.

Una de las mayores tragedias de los parados de larga duración es que se sienten excluidos. Nadie les necesita. Lo que pueden aportar ha quedado obsoleto. Y cuesta mucho sentir que nadie les da trabajo, que nadie responde a sus currículos.

Uno de los mayores tedios del trabajador por cuenta ajena es sentir que su trabajo se diluye en el total de la empresa, en el devenir del proceso marcado por la ISO o la rutina laboral.

En uno y otro caso ninguno de los dos sabe qué aporta. Ni el desempleado que busca un empleo, ni el empleado que desempeña una tarea.

Como seres humanos tenemos necesidad de autoafirmarnos, de saber quiénes somos dentro de un grupo, qué aportamos en él. Sentir que lo que hacemos es apreciado por los demás. Saber qué es exactamente lo que aportamos espolea las ganas de seguir haciéndolo, ese “intraemprendimiento” del que ya hemos hablado. Incrementa la productividad y facilita al posible futuro desempleado formular su propuesta de valor ante un nuevo empleador.

Como YO, S.I., cada trabajador ofrece sus mejores capacidades a su cliente, sea éste un mercado que precisa de su talento, o un empleador que día a día aprovecha dichas capacidades y cualidades. Pero esas capacidades hay que conocerlas, explicitarlas, saber “venderlas” y buscar desarrollarlas. No se nos ha educado para apreciar lo que tenemos, sino para subrayar lo que no tenemos y lo que no funciona.

Cada empresario, emprendedor o empleador debería ser consciente de la importancia que tiene transmitir a sus compañeros y miembros de su equipo lo que aportan al proceso común. Esta transmisión subraya la responsabilidad de cada YO, S.I., asigna a cada profesional una responsabilidad concreta en el Valor común. Individualiza a cada trabajador y de este modo no sólo lo empodera para, llegado el caso, buscar un nuevo empleo, sino para en cada momento, para buscar hacer mejor aquello que hace incrementando su productividad.

Culturas diferentes, problemas similares. Tal vez las decisiones y medidas estructurales deban adaptarse a cada país. Estas medidas de reconocimiento, asunción de responsabilidad personal y autoconocimiento, sin embargo, creo que son universales y pueden aplicarse en cualquier lugar del mundo. Su aplicación, lo sé por experiencia ya que imparto talleres para despertar a cada YO, S.I., genera grandes beneficios no sólo a cada YO, sino a ese NOSOTROS que es toda empresa.

 

 

Marta Martínez Arellano
Desarrollo de Personas y Organizaciones

No hay comentarios

Escribe un comentario

doce − dos =

Suscríbete y no te pierdas nada del contenido que comparto

Recibirás actualizaciones de las publicaciones que escribo en torno a la comunicación y la comercialización más eficaz y alineada.
Recibirás un correo electrónico para confirmar tu suscripción, si no lo encuentras comprueba la bandeja de spam.