¿Mentor, Coach o Consultor?

¿Mentor, Coach o Consultor?

Asociación de Mentoring de España. Creo que estas pautas responden en gran medida a las conclusiones de la mesa. A mí me sirven para distinguir en qué marco estoy trabajando en cada caso, y confío en que te sirvan a ti para distinguir qué te conviene más en este momento concreto.

  1. El Consultor. Es un experto. Según la definición informa, opina y proporciona consejo. Su voz y autoridad le permiten aconsejar acerca de la mejor manera de alcanzar una meta u objetivo concreto. Comprenden tus objetivos, diseñan el plan para conseguirlos y te aconsejan qué debes hacer. Si se trata de un «Consultor del siglo XXI» -en palabras de Cristina Burzako- se comprometerá con tu equipo para poner en marcha el plan y dejará instalada en tu organización o en tu vida algunas herramientas que te servirán para el futuro. Búscalo cuando necesites el consejo de un experto.
  2. El Mentor. Es un experimentado, un consejero, un guía. En la mitología griega, Mentor era amigo de Odiseo, y según la Odisea, al partir hacia Troya le encomendó sus intereses en Ítaca así como la educación de su hijo Telémaco.  Beatriz Valderrama, me descubrió que fue la Diosa Atenea quien adoptó la apariencia de Mentor para trasladar así la sabiduría divina al mundo terrenal. De este modo el Mentor es alguien experimentado que apadrina, ampara y guía a alguien menos experimentado, no sólo en un aspecto concreto de expertise, sino con frecuencia en el arco completo de emociones, sensaciones, pensamientos, decisiones…. que aborda un neófito en cualquier materia. Busca al profesional a quien, como Ulises, le confiarías tu Reino o a tu hijo.
  3. El Coach. Es un profesional que se ha formado en el uso de unas herramientas concretas que le permiten, a través de la pregunta y la no-opinión, hacer que su coachee se cuestione sus propios puntos de vista, amplíe sus miras, re-descubra sus recursos…  El coach guía la indagación, pero es el coachee quien indaga. Impagable compañía para sacar lo mejor de ti cuestionando tus propios límites y creencias.
Desde esta misma definición, el Consultor tiene que saber mucho de aquello que le consultas. Deberás ver en el Mentor la experiencia de quien «ya estuvo allí o muy cerca» y esa experiencia debe inspirarte. Y con el Coach tendrás que establecer una relación de confianza para dejarte guiar. Si bien el sector de la consultoría lleva ya décadas de recorrido y ha conseguido quemar algunos de sus cartuchos… el de la mentoría y el coaching son sectores emergentes, y por ende, todavía algo «desordenados». Con frecuencia las figuras se funden en un mismo profesional, como puede ser mi caso… A veces llegamos a pensar que es el marco contractual el que define una figura u otra. Y sin embargo, yo te animo a que sea tu necesidad la que defina el marco contractual. Al fin y al cabo, un contrato no es más que un acuerdo entre dos partes y podéis establecerlo a vuestra medida. Busca entre los profesionales de la ayuda externa a aquella persona que mejor sintonice con tu necesidad, la que te ofrezca lo que crees necesitar en este momento… Clarifica tus objetivos y marca unos hitos para ir midiendo si avanzas o no… Exige ética, profesionalidad y seriedad. Y en el marco de una verdadera relación de confianza, pídele aquello que vayas necesitando en cada momento.     Marta Martínez Arellano Desarrollo de Personas y Organizaciones  ]]>

No hay comentarios

Escribe un comentario

16 + diez =

Suscríbete y no te pierdas nada del contenido que comparto

Recibirás actualizaciones de las publicaciones que escribo en torno a la comunicación y la comercialización más eficaz y alineada.
Recibirás un correo electrónico para confirmar tu suscripción, si no lo encuentras comprueba la bandeja de spam.