Permitirse Ser

Permitirse Ser

intento ser normal   Debiera ser tan sencillo como vivir [email protected], y a veces nos lo complicamos tanto como para llevar doble tacón con tirabuzón de aleta. Prueba de ello es que proliferan los infartos los lunes, los martes nos atusamos la pestaña para salir con desgana al ruedo de la convención social, los miércoles nos estorban porque aún quedan dos días y, sintiéndonos inconvenientemente “en medio como el jueves”, celebramos con una cerveza que por fin ya llegó el viernes, antes de consumir con ansiedad de yonki un fin de semana que pasa volando, casi sin enterarnos… Debiera ser tan sencillo que nos construimos una sociedad en la que complicarlo. Por eso permitirse Ser requiere soltarse la melena, quitarse la armadura que con tanto mimo construimos desde que a los siete u ocho años comenzamos a buscar nuestro lugar en “la tribu”. Permitirse Ser es cantar en público aunque te parezca que desafinas porque “te falla el baffle”. (De hecho sólo los que cantan, cantan, cantan… lo llegan a afinar!) Permitirse Ser es “pasar” del juicio ajeno y bailar de pronto como única forma de expresar el júbilo propio. Permitirse Ser es escoger los amigos que te hacen sentir bien y no los que te hacen sentir “guay”. Permitirse Ser es celebrar con fruición tu diferencia, sin buscar parecerse a los demás o buscar su aprobación. Permitirse Ser es darse permiso para expresar a plenitud los dones con los que fuiste adornado al llegar entre los vivos. Aceptar con donaire el piropo y el agradecimiento sin balbucir excusas. Permitirse Ser es cultivar lo que te mueve, lo que te vibra, te late y te entusiasma. (A veces nos cuesta recordar qué era eso que nos mueve, late, vibra o entusiasma y hay que recordarlo.) Permitirse Ser es vivir con pasión cada minuto, al margen de que sea lo común vivir sin pararse a pensar en cada uno de ellos. Permitirse Ser es dejar “la canción protesta” y sumarse a la canción de auto-celebración. Permitirse Ser es vivir consciente del milagro de estar vivo y sostenerlo en cada aliento. Debiera ser sencillo… Yo que llevo algún tiempo practicando en mí y acompañando a otros… Soy consciente de que no es tan fácil y es imprescindible darse permiso. Puedo garantizar que merece la pena el esfuerzo, te animo a practicarlo en vacaciones y al regresar… O le has cogido el tranquillo, o me llamas y yo te acompaño. perfil bautizo 2013Marta Martínez Arellano Mentor-Coach de desarrollo personal y empresarial Tu mejor 100 %]]>

No hay comentarios

Escribe un comentario

8 + 16 =

Suscríbete y no te pierdas nada del contenido que comparto

Recibirás actualizaciones de las publicaciones que escribo en torno a la comunicación y la comercialización más eficaz y alineada.
Recibirás un correo electrónico para confirmar tu suscripción, si no lo encuentras comprueba la bandeja de spam.